Hazlo tu mismo

Consejos para que tu perro ame la correa


Pasos

Consejos para que tu perro ame la correa

Las caminatas para tu perro le proporcionan un estímulo físico y mental, porque así tu mascota es capaz de explorar y olfatear cosas nuevas y obtener ejercicio también. A veces, sin embargo, puede ser difícil saber quién camina a quién. Aprende a que tu perro le guste caminar contigo y con correa, para que las caminatas sean placenteras para ti y para tu perro.

Consejos generales
  • Acostumbra a tu perro a tener el collar puesto. Colócaselo dentro de la casa, aunque no lo vayas a sacar a pasear. Puedes utilizar también un arnés, para lo que también deberá acostumbrarse.

  • Las primeras veces que lo saques a pasear utiliza una correa corta (1.8 metros es lo ideal) hecha de algodón o nylon.

  • Lleva una bolsa con variedad de galletitas o premios de tamaño pequeño que sabes que a tu perro le gustan (los de olor fuerte, suelen ser los favoritos).
Acostúmbralo a la correa floja
Para enseñar a tu perro que es correcto que esté a tu lado aunque sea con la correa floja debes empezar por quedarte parado. Toma aire y quédate de pie con tu perro a tu lado del lado derecho y con unas galletitas o premios de fuerte olor en tu otra mano. Dale un premio cada vez que se quede quieto con la correa floja a la par tuya. Tu perro empezará a asociar el tener la correa floja con su premio favorito. Cuando tengas dudas si tu perro está haciendo caso, quédate de pie en un lugar hasta que tu perro afloje la correa y regrese a ti.

Para los cachorros
  • Acostumbra a tu perrito al peso de la correa colocándole el collar con la correa y dejándolo que lo arrastre por la casa. Supervísalo por si se enreda en los muebles para evitar que se asuste. Haz esto 1 vez al día por 5 minutos.

  • Luego de haber dejado que se acostumbrara al peso de la correa, toma la correa con tu mano y empieza a caminar con tu perro por la casa. Dale premios y galletitas para que esto se vuelva una actividad emocionante para tu perrito. Hazlo en sesiones de 5 minutos cada día.

  • Sal a la calle y sigue las instrucciones del consejo 4.
  • Cuando tu perro se acostumbre a estar a la par tuya con la correa floja empieza a caminar con él. Cada vez que él se te adelante, detente para que se dé cuenta de que no lo sigues. Llámalo hacia ti con una voz de ternura y espera a que llegue hacia ti y dale una galletita. Practica esto 3 minutos al día.


Materiales

  • Correa (1.8 metros)
  • Collar o arnés
  • Galletas o premios pequeños

Estamos para servirte